Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Vie Jun 21, 2013 5:50 am.
Últimos temas
» omg
Lun Jul 04, 2016 3:02 am por Oliver R. Scott

» Hope Laureen Nightingale ||ID}
Lun Dic 02, 2013 12:52 am por Hope L. Nightingale

» If i ever see you again, and this gun is loaded, you'll sleep in hell. { Oliver Scott }
Dom Dic 01, 2013 8:12 am por Eve Hallow

» the mortician's daughter
Jue Nov 21, 2013 9:08 am por Eve Hallow

» DiariesTwiligth (recien abrierto)(cannon disponibles)(Confirmacion Elite)
Mar Feb 14, 2012 8:00 pm por Invitado

» The Walking Dead -Elite
Jue Ene 05, 2012 10:23 pm por Invitado

» Nice to meet you~
Lun Ene 02, 2012 10:29 pm por Elianne Strafford

» Melinda Elianne Strafford Anderson
Lun Ene 02, 2012 1:23 pm por Elianne Strafford

» {#}Registro de Avatar.
Lun Ene 02, 2012 10:38 am por Elianne Strafford

Photobucket CzenE5.png
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License El foro de rol Hidden Horrors es un foro original, todo su contenido explícito, tanto historia como personajes y gráficos, pertenece a sus fundadores, y está protegido bajo una licencia de Creative CommonsReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License. Cualquier copia o intento de copia será denunciado a ForoActivo sin previo aviso y de forma inmediata. Agradecemos a • Deviantart • We{Heart}It • Tumblr • Diseño gráfico por ldsk

Gerard Theodor Günther {#}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gerard Theodor Günther {#}

Mensaje por Gerard T. Günther el Lun Dic 05, 2011 1:57 am



INFORMACIÓN PRINCIPAL
Nombre Completo:
Gerard Theodor Günther Adelheid

Apodo:
Only Gee.

Edad real y aparente:
Veintiséis - Dieciocho.

Fecha y lugar de nacimiento:
27 de diciembre. Prescott, Oregon.

Ocupación:
Fotografía.

Grupo:
Fantasma



INFORMACIÓN PSICOLÓGICA & FÍSICA
PB:
Luke Worrall.

Descripción Psicológica:
Gerard no se suele decepcionar con la gente, simplemente no espera nada de nadie y así, si no actúan como tal vez lo haría él, no se decepciona. A simple vista, parece el típico chico duro, fuerte y borde que se mete con los demás por el simple hecho de ser diferentes o por siempre aburrimiento, pero mucho dejan que desear las primeras impresiones. Aquí llegamos a esa pequeña parte donde desvelamos a Gerard. Se podría decir que es un personaje más bien cómico, pero sólo existe una forma de describirle correctamente, y es la siguiente: está como una puta cabra. Así de sencillo. Su forma de ser agrada a otros como él y daña a la mayoría. Puede que por su inapropiado sarcasmo y despreocupada ironía. Tal vez por su eterna inmadurez y su torpeza en tratar a los demás. Mordaz, escaso de sutileza y arrogante. Su concepto sobre sí mismo es realmente alto, por no decir otra cosa. Hace lo que le apetece, cuando le apetece y donde le apetece. Su propia mente es un misterio que sólo él sería capaz de resolver, por el simple hecho de que posee una mente prodigiosa, dotada de inteligencia que sobrepasa a la media. Jugársela es difícil, chaval. Gerard es, básicamente, una mezcla de astucia e ingenio, que a veces puede resultar letal. En realidad, lo es. Sabe sacar provecho de todo y su humor es ilimitado. Aunque esté al borde de la muerte, te soltará alguna estupidez y se las apañará en salvarse el cuello. Siempre lo consigue.

Ha conseguido ser temerario, hasta el punto de ser una persona respetada por muchos. ¿Se podía pedir más? Él consiguió ambas cosas, y le va muy bien por ahora. Su comportamiento infantil hace que sea un caprichoso en toda regla y, cuanto más valor tenga el objeto deseado, más lo quiere. No le llames ambicioso; considéralo una persona de pasiones. Y perder es algo que no tolera bajo ninguna circunstancia. Ganar es la ley. Sin embargo, va en contra de su política hacer algo que no le traiga beneficios, por lo que, si no es algo que despierte su interés, no moverá ni un solo músculo. Mentir forma parte de su naturaleza y mangonear a la gente es su fuerte. El maestro de la manipulación, se podría decir. ¿Sentimientos? Una vez los tuvo. Quién sabe si sigue teniéndolos. De ahí todos sus métodos poco frecuentes de socializar con los demás, hacer amigos no es lo suyo. Comprometerse menos. Aunque no todos tienen la paciencia suficiente de soportarle, a él, a sus manías y a sus hábitos y obsesiones. Ser su amigo es todo un reto. Se podría decir que está hecho de odio, rencor y... nada más. A pesar de todo eso, si se pone serio, lo hace de verdad. Si va a ayudar a alguien, lo hará sin segunda intención. Si eres capaz de descifrarle, el resto será pan comido.

Gustos:
La fotografía.
La literatura.
La noche y los lugares oscuros.
La soledad.
El silencio.
Los animales, preferiblemente ya muertos.
El sexo descontrolado.
Black Label y Jack Daniels.
Películas de terror.
Los cuervos.
El fuego.
etc.

Disgustos:
Gente entrometida.
Las personas muy emocionales, como el.
Que las personas muestren interés hacia su persona.
Las personas con poca inteligencia.
El lago.
La mala música.
Que molesten a alguien indefenso.
La gente que desperdicia sus minutos como vivos.

Miedos o fobias:
Descubrir que tiene sentimientos por alguien.
El lago.
Fortalezas:
Ser alejado de todos, para que no lo molesten o descubran.
No tener que preocuparse por volver a morir.

Debilidades:
Saber que puede llegar a matar.
Cegarse de ira.
El lago en el que murió.

Manías:
Huir a lugares desolados cuando se siente acosado por las personas.
Encogerse de hombros cuando no entiende algo.
Esconderse de algunas personas.

INFORMACIÓN FAMILIAR
Familia:
Viveka Günther - Madre – Fallecida – Prostitua – Su madre…la mujer que le dio la vida, que le dio amor y que lo cuidaba ante todo. La mujer que hacia cualquier cosa por su hija. Y la mujer que más lo sufrió, una vez murió. Perdió la cordura y se suicidó. Los únicos sentimientos que Gerard pudo tener, fue hacia su madre.

Historia:
En una habitación con cortinas rojas como la sangre y las paredes pintadas de negras. Candelas encendidas por todas partes, dándole un aspecto muy oscuro a la habitación. Cuadros de pintores no reconocidos y fotos de muchas mujeres, incluyendo a madre de Gerard. Sábanas blancas de seda cubrían la cama, con algunos detalles de negro. Y de pronto las sábanas se comenzaron a llenar de sangre. Los gritos de una mujer se escuchaban por todo el lugar. Un silencio inmenso inundaba todo, excepto por esos gritos de dolor. Por su frente bajaban gotas de sudor y lágrimas salían de sus ojos azules. Una señora, que aparentaba ser una enfermera le daba direcciones a la joven mujer y otra le aguantaba la mano. En el fondo de la habitación, se podía ver a un hombre. Robusto y serio, guardando silencio y observando toda la situación. Y por fin, el momento esperando llego. La señora levantó al bebé, que aún estaba lleno de sangre y se lo enseño a la joven mujer.

– Es un niño, es un saludable niño. – Comentó con suma emoción la señora, de poder decir esa palabra. ‘Saludable’. Al parecer no se veían mucho bebes saludables por ese lugar. La madre levantó la cabeza y sonrió, llorando. Pero, no sé sabía si de felicidad o de tristeza. Quizás una mezcla de las dos. – Es…hermoso. Se llamara Gerard, como su padre. – La joven mujer murmuró con emoción exhausta en su voz. Al mismo tiempo el hombre robusto bufo. – Eres una idiota Viveka. Dejarte embarazar de ese imbécil. Sabes, que ahora la clientela se te hará más difícil y como quieras tendrás que hacerlo, aunque, tengas a ese pequeño bastardo. – Señaló a Gerard y salió de la habitación. La señora terminó de limpiar a Gerard y comenzó a caminar con la otra señora, pero antes de irse se giró a ver a Viveka. – No te preocupes, niña. No le hagas caso al jefe. Mañana veras a tu hijo. Ahora descansa. – Le dedico una triste sonrisa y le cerró la puerta.

Su infancia. Su infancia fue una llena de rarezas. Pasaba casi todo el tiempo en el patio, mientras su madre ‘trabajaba’ dentro de la gran mansión. Casi siempre estaba con las amigas de su mamá, que igual que trabajaban en la mansión. Nunca comprendía porque usaban tan poca ropa o porque tantos hombres extraños entraban o salían del lugar. Era un niño tan dulce y tan inocente. Siempre, respetaba a todos y nunca pedía nada. Humilde, hasta la medula ósea en esos días. Todo era sencillo y hermoso. Tenía una gran familia, que estaba compuesta de sólo mujeres y por supuesto el ‘jefe’.

Poco a poco esa inocencia fue muriendo. Comenzó a darse cuenta de lo que ocurría de verdad en ese lugar. De lo que era su madre y de lo que eran las amigas de su madre. Entendió, porque cuando era más pequeño su madre lo enviaba al patio a jugar. Pero, no, no lo creía. No creía lo que le decían los compañeros del colegio.

Lamentablemente, un día comprendió que todos esos comentarios, insultos y rumores eran verdad. El rencor y la tristeza lo inundaron. No le hablaba a su madre, no le hablaba a nadie. Se encerró en su propio mundo y eso lo llevo a descubrir cosas horrendas. La propia oscuridad que era su mente y todos los horribles pensamientos que tenía.
Un día se escabullo a la habitación de su madre y la suya. No pensaba mucho en lo que hacia ella. Escuchó unos pasos viniendo hacia la habitación y sabía que debía esconderse. A esas horas no se suponía que él estuviera ahí. Se metió debajo de la cama y dejo un pequeño huevo, para poder mirar a un espejo. Lo único que podía ver era un poco de la cama. Los pasos aumentaron y su madre entro a la habitación. Sabía que era ella por el tatuaje que tenía en el pie. Guardo profundo silencio y mantuvo la mirada fija en los zapatos de su madre. Eran de un intenso rojo. Luego, otros pasos se acercaron y entraron a la habitación. No sabía quién era y en esos momentos deseaba salir de allí.

– Por fin, llegas. – Dijo Viveka con voz tranquila y se giró a mirar a la persona. Dejo caer lo que tenía cuando vio quien era. – Uy, es como si hubieses visto un fantasma. – Era una voz de un caballero, una extraña voz. Hizo que el chico se estremeciera y le dieran ganas de salir huyendo. – Tú, de nuevo…no importa que estés aquí. Sólo eres otro cliente más. – Mintió con voz temblorosa y se sentó sobre su cama. – Bah, eso es lo que dices tú. Sé que aún hablas de querer casarte conmigo. – Observó por el espejo, como el hombre le tocaba la cara a su madre y esta la cambiaba. Pero, no podía ver su cara. – Cállate. No seas tan egocéntrico, tan creído. Hiciste muchas promesas y luego te fuiste. – Le saco en cara más que molesta. Gerard escuchaba atento a toda la situación, sabía que no debía estar ahí, pero la curiosidad lo mataba. – No fue mi culpa. Sabías que estaba comprometido. Bueno, dejemos de hablar de mí. Hablemos de ti, escuché por ahí que tienes un hijo bastardo. – Ríe con auto superioridad y busca por la habitación algún indicio de lo que dijo. – No lo llames así, no tienes el menor derecho de hablar de él. – En ese momento, le dio una bofetada al hombre y Gerard se asustó. El hombre le devolvió la bofetada a Viveka, pero con más fuerza. – A mi tú no me tocas puta y puedo decir lo que quieras. Yo te pago, para escucharme. Yo doy el dinero que alimenta a tú bastardo. – Y los golpes no pararon ahí, Gerard, asustado, cerró los ojos y se encerró en su propio mundo. Se tapó las orejas y comenzó a pensar, imaginar cosas. Pero, lo escuchó todo. Todo lo que pasó en esa habitación. Desde los golpes, hasta el sexo forzado. Todo.

Su madre fue tan abusada ese día que terminó en el hospital. El único que estuvo todos los días a su lado, fue Gerard. No dejaría a su madre, no después de eso. Y juro tomar venganza. Por lo menos su madre no duro mucho en el hospital y las cosas siguieron como antes. Pero, ahora no entraba a la habitación de su madre y lo que lo perturba más era no saber quién era ese hombre. No podía, se había cambiado de habitación. Una que estaba en el sótano. La única habitación allá abajo. Le gustaba esa soledad, podía hacer cualquier cosa ahí e nadie en la casa se enteraría.

Las cosas seguían igual, todo seguía igual. Lo único que cambio un poco fue la actitud de Gerard. Se volvió todo un chico problemático. Cada día se metía en más problemas y cada día su madre debía visitar al director de la high de su hijo. No lo expulsaban porque su madre le hacía ‘favorcitos’ al director. Un día la paciencia de Gerard se colmó. Se cansó de que lo llamaran bastardo y que dijeran cosas horrendas de su madre.

– Hey, Gerard. – Gerard siguió caminando, ignorando totalmente a la persona que lo llamaba no tenía ganas de meterse en problemas hoy. – Hey, hijo de puta, te llamé. – Se escuchaban las carcajadas de todos los alumnos del lugar. Molestar a Gerard se había convertido en una rutina para todos. Cada día lo alejaban más. Gerard, paro en seco y apretó los puños. No se movió de su lugar, su respiración se comenzó a agitar. – Bueno, ya sabemos que apodo le gusta, ¿eh? – Más carcajadas del público y de los espectadores. Había profesores afuera, pero nadie hacia nada. – Vamos, Gerard. Has algo, si eres tan valiente. Eres un estúpido, un bastardo. Te vas a esconder detrás de tú madre, la puta. – Y Gerard perdió el control, tirando su mochila al suelo y rápido corriendo a donde el chico, tumbándolo sobre el suelo y golpeándolo, con fuerza.

Sus ojos se llenaron de lágrimas, y los seguía golpeando. El rencor lo había cegado. Reacciono cuando escucho los sonidos de la ambulancia, iban a llevar al otro menor al hospital. Su cara estaba completamente desfigurada y Gerard, no recordaba nada antes de los insultos. Todos lo miraban como si fuera un monstruo. Gerard agarro su mochila y salió corriendo, corría lo más rápido posible. Y todos lo comenzaron a perseguir. Corrió y corrió hasta llegar al lago. Se escondió detrás de unos arbustos y se escuchaban los gritos de sus compañeros. – Búsquenlo. Pagará por lo que hizo. – Gerard estaba sin aire y no podía dejar de llorar. Por primera vez en su vida sentía miedo, como aquella vez que vio lo que le sucedió a su madre. Cerró los ojos con fuerza y de repente sintió como unas manos lo agarraban y lo tiraban a la tierra. – Pagaras por lo que hiciste. – Comenzaron a patearlo con fuerza, y Gerard no podía hacer nada. Sólo retorcerse del dolor. – DEJENME EN PAZ – Gritaba como podía, entre los gemidos de dolor y pidiendo ayuda. Algunos miraban lo que sucedían, pero nadie hacia nada por ayudarlo.

Ya cuando lo agolpearon tanto, que ni podía moverse casi, arrastraron su cuerpo al lago. Lo comenzaron a ahogar, lentamente. Dejándolo a veces pensar que lo dejarían vivo, pero las cosas se salieron de control y lo ahogaron de verdad. Lo llevaron a su muerte. El cuerpo de Gerard floto en el agua por horas, hasta que alguien de los muchos que presenciaron lo ocurrido llamo a la policía. No hicieron nada. No denunciaron a nadie. No señalaron a los que le otorgaron la muerte a Gerard. Sólo era el hijo de una puta. Su madre, su madre al poco tiempo de lo sucedido se suicidó. No podía vivir sin su niño, sin la luz de sus ojos. Con el tiempo todos olvidaron esa historia. Con el tiempo el brudel o la casa de las putas, cerró para siempre. Se convirtió en una casa común y corriente. Nadie, nunca más volvió a hablar de la historia de Gerard. Nadie la volvió a recordar, excepto él. Lo recuerda todo claramente. Recuerda quienes fueran y como todo sucedió. Aún vaga en este mundo sufriendo. Siendo una simple alma en pena.

Datos extra:
Es zurdo.
Tiene diversos tatuajes en el cuerpo.
Tiene un collar de oro con un medallon, que le regalo su madre.
Sigue viviendo en la misma casa.



Gerard T. Günther

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gerard Theodor Günther {#}

Mensaje por Oliver R. Scott el Lun Dic 05, 2011 3:48 am

Horas después...
Lo amex. Ya te doy color babe<3



I bet you think about sex
Sweaty hands will fail to lock the door
They'll be here soon, i wish I could keep my teeth from grinding
I wish I'd stop looking behind me. Running now will only make it worse
They'll be here soon, i wish I could shake the awful feeling
I wish my mind would stop...

Oliver R. Scott
Admin
Admin

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 17/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.